BRUSELAS QUIERE UNA EUROPA LIBRE DE BARRERAS PARA LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales, se ha marcado como una de sus principales prioridades lograr una Europa libre de barreras para las personas con discapacidad en 2020, para lo cual contará con el apoyo de organizaciones como la ONCE.
Según afirma en la revista 'Perfiles', la comisaria se refiere a la estrategia para la discapacidad de la Comisión Europea para la próxima década, que abarca medidas para garantizar los derechos de las personas con discapacidad en ocho ámbitos de actuación: accesibilidad, participación, igualdad, empleo, educación, formación, protección social y salud.
"Alrededor de 80 millones de europeos tienen una discapacidad. Se trata de una de cada seis personas en la UE. Todos tienen derecho a participar plenamente y en igualdad en todos los aspectos de la vida, tanto en la economía como en la sociedad en su conjunto, pero en la práctica siguen encontrando barreras en la vida cotidiana", afirma.
Reding destaca que "las personas con discapacidad son en promedio más pobres que los demás europeos, son menos propensas a tener un trabajo, y se enfrentan a un acceso más limitado a bienes y servicios como la educación, la sanidad, el transporte, la vivienda y la tecnología".
Con el fin de garantizar los derechos de las personas con discapacidad, dicha estrategia incluye medidas para el reconocimiento mutuo de las tarjetas de discapacidad, la mejora del acceso a servicios como los seguros de viajes, el apoyo a formatos accesibles de libros y sitios web, y premios para las ciudades más accesibles de Europa.

Beneficios económicos

La mejora de la accesibilidad, agrega la comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales, también beneficiará a la economía europea, potenciando mercados como el de los dispositivos de asistencia y servicios, actualmente valorado en 30.000 millones de euros anuales.
Por ello, la Comisión Europea estudia la posibilidad de aprobar un Acta de accesibilidad -una nueva legislación de ámbito europeo que establecería los requisitos que tendrían que cumplir bienes, servicios e infraestructuras públicas para ser accesibles-, que contemplaría la creación de un mercado único de productos y servicios accesibles en 2012.
Reding cita a la ciudad de Ávila, que recientemente recibió el galardón de Ciudad Europea Accesible, como ejemplo de cómo la mejora de la accesibilidad de los edificios públicos permite incentivar la iniciativa privada, potenciar servicios de turismo accesible y crear empleo para personas con discapacidad.

Derechos efectivos

Por lo que se refiere a la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, Reding destaca la importancia de que sus disposiciones "sean efectivamente aplicadas en la práctica", lo que constituye uno de los principales objetivos de la estrategia para la discapacidad de la Comisión Europea durante la próxima década.
Como responsable de ciudadanía de la Unión Europea, la comisaria recalca que para que ese derecho sea una realidad para las personas con discapacidad es imprescindible promover y facilitar el uso de la lengua de signos y el sistema braille en el ejercicio de los derechos electorales y en la negociación con las instituciones, para que tengan un papel en la sociedad como todos los demás, así como garantizar la libre circulación de todas las personas, bienes y servicios.

Fuente: el mundo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya se habla de accesibilidad a nivel europeo y se establecen objetivos. Además se empieza a no tener solo en cuenta a la discapacidad con movilidad reducida, sino la importancia de los turistas invidentes y sordo mudos. ¿La crisis sensibiliza, ingenia? o..............¿estamos madurando??

Max dijo...

parece ser que nos estamos haciendo mayores :)

Publicar un comentario